Amenazan extensos incendios forestales áreas urbanas en Texas

Texas bajo fuego

Texas bajo fuego

Los voraces incendios que han calcinado más de 6,500 kilómetros cuadrados de bosque, pastizales y cultivos.

The Associated Press

Vientos y sequía lo propagan

DALLAS - Un fuerte incendio forestal en el norte de Texas duplicó su extensión en las últimas 24 horas al haber arrasado ya más de 6,500 kilómetros cuadrados (800 mil acres), impulsado por vientos y pastos secos, y hoy amenaza a las comunidades suburbanas cercanas al área metropolitana de Dallas-Fort Worth.

En foto: Texas bajo fuego

Mientras, la Oficina del gobernador de Texas, Rick Perry, informó que desde que inició la actual temporada de incendios forestales se han combatido unas siete mil 807 quemas en todo el estado que han arrasado más de seis mil 500 kilómetros cuadrados y han destruido 244 casas.

En video: Empeoraron incendios en el oeste texano

El incendio forestal en el norte de Texas, a unos 110 kilómetros al oeste del área metropolitana de Dallas-Fort Worth, es uno de los más de 20 que se registraban este martes en el centro y suroeste de la entidad.

En video: Más incendios en Texas

Las extensas praderas de la zona están en riesgo ante ese tipo de siniestros al contener pastos secos y ser áreas abiertas que con regular frecuencia registran fuertes vientos.

En video: En Texas el fuego no da tregua

El Servicio Forestal de Texas informó que el incendio en los alrededores del Lago Possum Kingdom se extendió en menos de 24 horas en unos 300 kilómetros cuadrados.

Con ello pasó a ser uno de los cinco grandes incendios de más de 400 kilómetros cuadrados de extensión, registrados en las últimas dos semanas en la entidad.

El fuego en esa zona destruyó el lunes unas 30 casas en el área de Possum Kingdom y hay posibilidades de que el siniestro continúe este martes afectando más construcciones en la zona.

La mayor parte de Texas se encuentra bajo condiciones de sequía extrema y los incendios de las últimas dos semanas han consumido unos 160 mil kilómetros cuadrados de pastos secos en terrenos federales y decenas de ranchos privados, ubicados en su mayor parte en el suroeste de la entidad.

La zona devastada equivale a una superficie similar a la del estado de Rhode Island.

El Servicio Forestal de Texas advirtió que las condiciones climatológicas para los próximos dos días no favorecen el trabajo de cientos de bomberos en la contención de los incendios.

Los vientos continuarán los próximos días hasta en 55 kilómetros por hora y las temperaturas serán de hasta 35 grados centígrados.

El vocero del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Gary Rozzell, dijo que el calor que se desprendió el lunes del incendio, cerca de Possum Kingdom, en las proximidades del Río Brazos, fue tan intenso que las cenizas alcanzaron grandes altitudes en la atmósfera.

Las cenizas allí se congelaron y cayeron a tierra en un proceso llamado "hielo tapado", explico.

El juez del Condado de Palo Pinto, David Nicklas, informó que la lucha contra el fuego es complicada además por lo accidentado y montañoso del terreno.

Unos mil 500 bomberos combaten los distintos incendios auxiliados por aviones cisterna C-130 y decenas de camiones pipa para el acarreo de agua.

Texas ha recibido la ayuda de unas 20 entidades que han enviado recursos humanos y materiales para abatir los siniestros esta temporada.

El gobernador de Texas Rick Perry, pidió al presidente Barack Obama emita una declaración de desastre mayor, por los extensos incendios forestales y el peligro permanente de incendios en toda la entidad.

Perry identificó 252 condados de Texas que están amenazadas o afectadas por los incendios forestales.

La Oficina del gobernador informó que en la actual temporada de incendios forestales se han combatido unos siete mil 807 quemas en todo Texas, que han arrasado más de seis mil 500 kilómetros cuadrados y han destruido 244 casas.