Playboy invade Texas sin permiso

Playboy Marfa

La polémica estatua de Playboy en Marfa, Texas

- Twitter

Se desata la polémica

MARFA, Texas - En medio del desierto texano y alejado de las grandes ciudades como Dallas y Houston, el logotipo de la popular revista con chicas desnudas, Playboy atrae la atención de los residentes de este pequeño pueblo y más allá de la frontera estatal.

La polémica es muy simple, a muchos residentes no les gustó que pusieran esta estatua de metal a un lado de la carretera 90, en las afuera de esta ciudad.

Exactamente donde está un bloque de concreto hueco y en cuya parte superior está un auto Dodge Charger modelo 1972.

Y es que según una nota del sitio jalopnik.com el equipo de marketing de Playboy encargó la obra a principios de este año como parte de sus intentos de "Revivir de la marca para una nueva generación", que probablemente no tienen mucho uso para la revista gracias a la amplia gama de la libre pornografía en Internet disponible para ellos.

Pareciera que la carretera que lleva directamente a Marfa se está convirtiendo en una galería de arte gigante, porque a tan sólo 25 minutos de distancia de estas dos peculiares estructuras, se localiza otro famoso punto de interés, una tienda Prada, con los logotipos y aparadores, pero vacía, no se vende nada.

Ahí, solitaria y entre cactus, víboras de cascabel, coyotes y toda la fauna del desierto texano, esta tienda simboliza la llegada de muchos artistas neoyorquinos quienes llegaron a vivir a Marfa, y que ahora está llena de galerías y restaurantes.

Sin embargo, muchos residentes de Marfa, Alpine y los pueblos de los alrededores no están satisfechos con la obra, en particular, porque consideran que es un anuncio parecido a una valla publicitaria, por lo que Playboy no ha adquirido una licencia para mostrar.

De hecho, Marfa se ha convertido en un imán para el arte contemporáneo, pero muchos residentes están totalmente desacuerdo con estas esculturas.

hahsta un artista local imprimió calcomanía que dicen "mata el conejo" y muestran el conejito de Playboy en la mira de una mira telescópica.

Según un informe de la Agencia Prensa Asociada (AP por sus siglas en inglés) y publicado por The Dallas Morning News, un grupo de residentes se quejaron con el Departamento de Transporte de Texas quienes le dieron 45 días a Playboy para quitar la estructura, bajo el argumento que carecen de licencia y permiso para ponerla a un lado de la carretera 90.

Pero la estatua sigue ahí y Big Bend un periódico local informó que su abogado está trabajando un acuerdo con TXDOT para dejar ahí la estructura.

Muchos a favor, muchos en contra, porque nadie protestó ni ha protestado por la ficticia tienda Prada. La única diferencia es que esa tienda fue hecha por dos artistas y la figura del conejito fue puesta por la empresa Playboy, que sin duda alguna lo hizo con fines publicitarios.