Fabrican en Texas la primera pistola metálica en el mundo, pero con impresora 3D

Hecha con impresora 3D

Hecha con impresora 3D

La pistola fue sometida a 500 disparos y pasó la prueba.

Twitter

¿Peligroso futuro?

DALLAS - La compañía de manufactura especializada Solid Concepts, con base en Austin, Texas, fabricó la primera pistola de metal utilizando una impresora en tercera dimensión (3D).

En su sitio electrónico, la empresa colocó un video para mostrar su funcionamiento e informó que el arma ha probado ser efectiva, capaz de hacer blanco a más de 27 metros de distancia.

La pistola, construida con 33 piezas, es réplica del revolver M1911 diseñado por John Browning y utilizado en las últimas etapas de la guerra entre Estados Unidos y Filipinas (1899?1902).

La mayoría de las piezas son de acero inoxidable y el mango fue fabricado de fibra de carbono tallado con láser. Hasta ahora la tecnología para imprimir en 3D se había utilizado sólo para fabricar armas de plástico.

Las impresoras 3D funden el material sólido y lo esparcen en vez de tinta, lo que permite fabricar cualquier objeto que pueda ser esbozado con alguno de los diferentes programas de diseño por computadora.



"El arma de metal impreso 3D demuestra que la impresión 3D no es sólo para fabricar baratijas y monitos de plástico", señaló Solid Concepts.

Aclaró que con dicha pistola la empresa no pretende facilitar que el público en general fabrique sus propias armas, un tema que ha generado polémica en el país.

Solid Concepts explicó que su arma de metal no fue fabricada con una impresora 3D básica, de las que se han comenzado a comercializar para el público, sino con una especializada.

En mayo pasado un grupo sin fines de lucro, también de Texas, provocó controversia al difundir un video de una pistola fabricada de plástico con una impresora 3D.

Por su parte, el anarquista Cody Wilson, de 25 años, difundió las instrucciones para su fabricación en un sitio de internet que fue cerrado poco después por el Departamento de Estado.

Solid Concepts, que sí está autorizada para fabricar armas, indicó que uno de los usos de las impresoras 3D podría ser la venta de repuestos para armas cortas