Defenderá Texas la prohibición de matrimonios entre los homosexuales

Greg Abbott

“La Constitución de Texas define el matrimonio entre un hombre y una mujer. Si la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito honra a esos precedentes, entonces la decisión de hoy debería ser revocada y la Constitución de Texas se mantendrá”, afirmó.

- Univision.com

Abbott no quita el dedo del renglón

DALLAS - El procurador general de Texas, Greg Abbott, anunció que apelará la decisión de un juez federal que declaró anticonstitucional la prohibición al matrimonio entre personas del mismo sexo en la entidad.

En una declaración escrita, Abbott apuntó que el tema deberá ser resuelto por una corte superior y explicó que Texas comenzará ese proceso apelando la decisión ante la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito, con sede en Nueva Orleans.

El juez Orlando García, de la Corte Federal para el Distrito Oeste de Texas, en San Antonio, dictaminó como anticonstitucional la prohibición de Texas al matrimonio homosexual con el argumento de que carece de “relación racional con un propósito legítimo de gobierno”.

El juez decidió también emitir una suspensión, para que su dictamen no comience aún a ser aplicado en tanto no se decida en una apelación, lo que significa que las parejas homosexuales no podrán aún casarse en Texas.

Abbott señaló que debido a la suspensión decretada por el juez a su propio dictamen, “su decisión no tiene efecto práctico inmediato”.

“En cambio, la decisión final acerca de la ley de Texas será tomada por la Corte de Apelaciones o la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos”, indicó.

“La Suprema Corte de Justicia ha declarado una y otra vez que los Estados tienen la autoridad para definir y regular el matrimonio”, aseguró Abbott.

“La Constitución de Texas define el matrimonio entre un hombre y una mujer. Si la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito honra a esos precedentes, entonces la decisión de hoy debería ser revocada y la Constitución de Texas se mantendrá”, afirmó.

El gobernador de Texas, Rick Perry, dijo por separado que “los texanos han hablado fuerte y claro por abrumadora mayoría en votación para definir el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer en nuestra Constitución”.

“No es el papel del gobierno federal el anular la voluntad de nuestros ciudadanos”, señalo el gobernador.

“La Décima Enmienda garantiza a los votantes de Texas la libertad de tomar estas decisiones, y este es otro intento de lograr a través de los tribunales lo que no se podría lograr en las urnas”, indicó Perry.

“Vamos a seguir luchando por los derechos de los residentes de Texas a la libre determinación de las leyes de nuestro estado", afirmó el gobernador.