Alertan una crisis humanitaria por el gran flujo de inmigrantes en Texas

Indocumentados

Las mujeres y hombres de origen centroamericano que cruzan con niños están siendo procesados en distintos puntos de Texas y Arizona

- Getty Images

Cruzan mil personas diariamente

DALLAS - La ola migratoria en el sur de Texas, donde cada día llegan unos mil inmigrantes, provoca una crisis humanitaria comparable con las causadas por desastres naturales o fenómenos políticos, alertaron activistas defensores de inmigrantes.

El actual flujo migratorio, proveniente en su mayoría de Centroamérica, es comparable con los desplazamientos provocados por huracanes como Katrina en 2005 y Mitch en 1998, según el activista Richard Borland, de Harlingen, en el sur de Texas.

Más de 160 mil inmigrantes fueron detenidos en el sector del Valle Sur de Texas en los primeros ocho meses del año fiscal 2014, eclipsando el total de 2013, en buena parte niños y adolescentes que viajan sin compañía desde Centroamérica.

El número de detenidos este año es similar al de centroamericanos que llegaron a Estados Unidos desplazados por el huracán Mitch, que azotó Honduras y El Salvador en octubre de 1998, y supera a la de emigrados de Cuba durante el éxodo del Mariel de 1980, estimados en 120 mil.

“Todos los involucrados en esto hemos entrado en modo de emergencia”, dijo Wendy Young, presidente del grupo sin fines de lucro de defensa de los niños inmigrantes Kids in Need of Defense (KIND).

La situación condujo al gobierno del presidente Barack Obama a declarar una emergencia el pasado 2 de junio y a crear un grupo intergubernamental, en especial por el incremento de indocumentados menores de edad que viajan solos.

Obama declaró en ese momento que el continuo flujo de inmigrantes creó “una urgente situación humanitaria”, y designó al secretario de Seguridad Nacional (DHS), Jeh Johnson, como coordinador de esta labor.

La Administración Federal para Manejo de Emergencias (FEMA), puesta por Johnson al frente de los esfuerzos, ha respondido con un esquema similar al de los casos de desastre natural, habilitando en el último mes tres albergues en bases militares de Texas, California y Oklahoma.

Los albergues, operados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), atenderán sólo a los miles de niños que ingresan al país sin compañía.

Las mujeres y hombres de origen centroamericano que cruzan con niños están siendo procesados en distintos puntos de Texas y Arizona, antes de ser liberados dentro de Estados Unidos bajo palabra de que se presentarán ante un juez de inmigración.