Barack Obama no irá a la frontera

Barack Obama y Rick Perry

Barack Obama y Rick Perry

Definitivamente siguen distanciados y mientras todos sonrien (Barack Obama, el alcalde de Dallas a su lado y la Concejal Elba García) El gobernador de Texas pareciera que hace 'berrinchitos' foto viral en Twitter.

Twitter

Instó a Perry a apoyar la reforma migratoria

DALLAS - Lo primero que hizo el Presidente Barack Obama al llegar a esta ciudad, fue reunirse con el Gobernador de Texas, Rick Perry, quien lo ha criticado por su falta de acción en asegurar la frontera y que enfatizo días antes de su llegada, que un apretón de manos no soluciona nada

Por ello, es que aunque llegó a Texas para recaudar fondos para las campañas de los candidatos demócratas, el Presidente Obama se reunió con el mandatario estatalm el alcalde de Dallas, Mike Rawlings; y el Juez del condado Clay Jenkins, entre otros funcionarios.

La reunión la calificó la Casa Blanca como 'constructiva' en un comunicado de prensa.

Pero Barack Obama fue enfático en un breve mensaje. "Esto no es teatro, es un problema, no estoy interesado en que me tomen fotos sino en solucionar el problema".

Es decir, el Presidente no irá a la frontera.

Y es que Rick Perry tenía cuatro áreas específicas de preocupación por la inmigración ilegal y la seguridad fronteriza. Estas preocupaciones incluyen el número de agentes en la frontera sur, la idea de que algunos agentes están estacionados demasiado lejos de la frontera y la cartera de pedidos y el tiempo que se tarda en procesar los casos de inmigración ilegal.
 
Sin embargo, el Presidente le dijo al gobernador texano que debería instar a la delegación de Texas al Congreso a aprobar una legislación que, según dijo, resolvería la crisis. Por ello es que el Congreso debe abordar el tema de la reforma migratoria, explico el mandatario.
 
"La conclusión es que no hay nada que el gobernador indicó que le gustaría ver que tengo una objeción filosófica", dijo Obama en el aeropuerto Love Field. "El Congreso está dispuesto a actuar para poner los recursos necesarios para conseguir este hecho."
 
Obama agregó: "Si la delegación de Texas está dispuesto a moverse, esta cosa podría conseguir hacer la próxima semana."
 
Obama dijo que Dallas ha sido "muy generoso" en su deseo de albergar y cuidar hasta 2,000 de los niños que cruzan la frontera ilegalmente.

El Presidente se reune esta noche con empresarios y políticos para recaudar fondos, y continuará su viaje por Austin para el mismo objetivo.