Guardia Nacional llegará a Ferguson, MO

Ferguson

El gobernador Jay Nixon firmó la orden de movilizar a la Guardia Nacional en un intento de restablecer la paz, tras una noche de tiroteos y saqueos.

- Getty Images

Para restaurar el orden

WASHINGTON- El gobernador de Misuri, Jay Nixon, ordenó el envío de la Guardia Nacional a Ferguson tras una tercera jornada de violencia en las calles de esa localidad, pese a la vigencia del estado de emergencia y toque de queda.

La instrucción de Nixon se produjo luego que decenas de personas que se manifestaban anoche en las calles rehusar acatar una orden de la policía para dispersarse y volver a sus casas, a lo que las fuerzas de seguridad respondieron disparando con gases lacrimógenos.

Esta acción fue respondida con cocteles molotov lanzados de entre la multitud contra las policías, quienes además fueron blancos de disparos por arma de fuego, de acuerdo con las autoridades.

“Me estoy dirigiendo a los altamente capacitados hombres y mujeres de la Guardia Nacional a que asistan al coronel Ron Replogle y el comando unificado para que restauren la paz y el orden en esta comunidad”, anunció Nixon en una declaración por escrito.

Al menos dos personas resultaron heridas con arma de fuego durante la jornada de eventos y violencia del domingo.

El capitán Ron Johnson, de la Patrulla de Caminos de Misuri y quien fue designado por Nixon responsable de las tareas de seguridad en Ferguson, aseguró que en ambos casos los disparos fueron hechos por otros civiles y no por la policía.

Johnson explicó que la situación empezó a deteriorase después de que la primera persona resultó herida, poco antes de que entrara en vigor el toque de queda impuesto por Nixon el sábado.

Ferguson se convirtió en un polvorín después de la muerte del joven afroamericano Michael Brown, de 18 años de edad, a manos de un policía de raza blanca el pasado 9 de agosto, en circunstancias no del todo claras hasta ahora.

La familia de Brown dio a conocer el reporte preliminar de la autopsia conducida al joven, la cual mostró que recibió seis disparos con arma de fuego, cuatro de los cuales lo impactaron de frente en un brazo y dos más en la cabeza.

El reporte pareció contradecir las versiones de algunos testigos en el sentido de que el policía Darren Wilson, identificado como quien le quitó la vida al joven, le habría disparado por la espalda.

El procurador general de Justicia, Eric Holder, por su lado, ordenó una nueva autopsia a cargo de un equipo federal como parte de la investigación que el FBI conduce al respecto sobre posible violencia de los derechos civiles del joven.

Aunque los disturbios habían amainado el jueves, resurgieron luego que la policía local dio a conocer el video de una cámara de seguridad de una tienda en el cual aparece la imagen de Brown robando una caja de puros de 49 dólares y empujando al empleado.

Manifestantes criticaron la divulgación del video y exigieron a la policía dar a conocer las razones por las cuales Wilson disparó contra Brown a pesar de que testigos coinciden que el joven tenía las manos arriba y no iba armado.