El Blog de Albert: Satélite GOCE (gou-chi)

Bajan las temperaturas y cae un satélite

Bajan las temperaturas y cae un satélite

Falling temperatures and GOCE satellite

Esta noche bajan las temperaturas. Tenemos por delante una segunda parte de semana fres...

This second pard of the week tempertures will fall down. We will have lows around 40s. ...

Temp. Season 2012 | 11/06/13 | 03:12  | TV-G
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Esta noche bajan las temperaturas. Tenemos por delante una segunda parte de semana fresca y despejada. Las temperaturas se recuperán poco a poco. Además este viernes un satélite regresa a la Tierra.
11/06/13 | 03:12 Disponible hasta 11/06/13
Dallas: KUVN

Hola seguidores de univisiondallas.com

Este pasado miércoles en el noticiero de las 5 p.m. y a las 10 p.m. les contaba que este viernes regresará a la Tierra el satélite GOCE de la Agencia Espacial Europea.

GOCE significa Gravity Field and Steady-State Ocean Circulation Explorer, Explorador de la Circulación Oceánica y la Gravedad. Esos 250 (unas 200 lb) han estado orbitando la tierra desde el 2009 y ahora que ha terminado su misión y su combustible regresará entre el viernes y el lunes. El lugar todavía no se puede determinar.

Según la Agencia Espacial Europea (ESA) durante la reentrada, el satélite se irá desintegrando en la atmósfera como una estrella fugaz y esos 250 kg se irán fragmentando en unos 40 trozos. Los diferentes pedazos que pueden alcanzar la superficie pueden cubrir una línea de unos 90 km de longitud (56 millas).  

¿Estamos a salvo? En principio sí. Según el director de la ESA la Tierra tiene un 76% de superficie de agua de modo que lo más fácil es que caiga sobre el mar.

Su misión

El satélite ha estado mapeando el campo gravitatorio de la Tierra durante los últimos años. Está formado por un vehículo en forma de flecha que orbitaba a unos 255 km de altura. Esa altura es mucho menor que la mayoría de satélites. Al “trabajar” en una órbita tan baja ha sido necesario combatir la resistencia de la atmósfera para mantener la estabilidad de la nave y que esta obtenga datos correctos.

A bordo del satélite hay un conjunto de instrumentos ultrasensibles que detectan las pequeñas variaciones en la atracción gravitatoria del planeta. Esas variaciones están asociadas a la forma de la Tierra.

La Tierra no es redonda. Nuestro planeta está achatado por los polos, además en su superficie encontramos montañas muy elevadas y en el océano fosas mucho más profundas. Además la gravedad se ve alterada por la densidad de las rocas de la superficie terrestre.

Stage Image

¿Para qué servirán sus datos?

Las mediciones que realizó sobre la gravedad tendrán una clara aplicación en el estudio de las corrientes marinas, los cambios del nivel del mar, la altura de la superficie terrestre y la profundidad de las montañas.

El primer producto obtenido de los datos del GOCE ha sido el primer mapa global de alta resolución del borde entre la corteza terrestre y el manto superior. Esa zona llamada discontinuidad de Mohorovcic que se encuentra unas decenas de kilómetros debajo de la superficie terrestre ayudará a entender y mejorar la comprensión de los terremotos y erupciones volcánicas.

Stage Image

Su final

El 21 de octubre se le terminó el combustible y este miércoles ya se encuentra a 194 km de altitud. Su caída se ve acelerada cuanto menor sea su altitud. Conforme va bajando e encuentra con más partículas en la atmósfera que le ofrecen mayor resistencia, lo frenan y pierde altura.

Su misión tenía una durada prevista de 20 meses y ha durado casi el triple cumpliendo de sobra los objetivos propuestos.

La Agencia Espacial Europea nos ha recordado que unos 100 kg de chatarra espacial llegan cada día a la superficie terrestre y el riesgo de que una persona reciba un impacto es extremadamente bajo.

Desde 2011 ya hemos visto la reentrada del satélite americano UARS, después el satélite alemán ROSAT y finalmente la nave rusa FOBOS-GRUNT.

Ninguno de ellos ocasionó daños. Desde 2008 todos los satélites que se construyen se hacen siguiendo un mismo patrón: tienen que desintegrarse completamente durante la reentrada para que no llegue ningún fragmento a la superficie terrestre.

Stage Image

La NASA monitoriza todos los restos de satélites y naves que orbitan la Tierra y que conforman lo que se conoce como space debris o basura espacial. A alguien se le ha olvidad limpiar.

Es muy probable que terminen en lo que se conoce como el “cementerio de naves espaciales” una región en el Pacífico Sur, a unos 3900 km de Nueva Zelanda.

Allí se depositan los restos de las naves que no se quemaron al reingresar como la estación espacial MIR. Esa zona se encuentra muy lejos de las principales rutas de navegación.

Albert Martínez
Meteorólogo KUVN
@amartineztx