Abrirán un gigantesco albergue para menores centroamericanos en Texas

Condado texano no quiere indocumentados

Sería el mayor albergue en todo el país.

- Dallas: KUVN

Para más de 3,500 niños

DALLAS - Autoridades en Texas evalúan la propuesta formulada por una empresa de Nueva York para construir en el suroeste de la entidad un albergue con capacidad para tres mil 500 camas, a fin de alojar a los menores que ingresan solos a Estados Unidos.

La instalación, que se ubicaría en la comunidad fronteriza de Clint, en el sureste de El Paso, Texas, se convertiría en el albergue permanente más grande para niños migrantes en Estados Unidos, con más de 10 veces la capacidad del mayor refugio que opera en estos momentos en Texas.

Charles McGuire, director de comercialización del proyecto, informó que el Departamento de Servicios de Protección y Familia de Texas, que autoriza la operación de albergues en la entidad, recibió el pasado 18 de julio la solicitud para la construcción y operación del sitio.

McGuire dijo en declaraciones al periódico The Houston Chronicle que el albergue sería denominado “Abraham Lincoln Transición Lodge” y construido por una compañía que tiene experiencia en la edificación de viviendas a los trabajadores de la industria petrolera en Texas y Alaska.

McGuire índico que la compañía, cuyo nombre no dio a conocer, está "tratando de ayudar al gobierno a encontrar una solución para el alojamiento temporal de los migrantes".

El gobierno federal evalúa varias propuestas similares para la construcción y rehabilitación de instalaciones que pudieran ser utilizadas como albergues temporales para alojar a los menores migrantes.

Desde octubre pasado, la Patrulla Fronteriza ha detenido a más de 57 mil menores no acompañados, lo que ha agotado la capacidad de los refugios e instalaciones gubernamentales que se tenía para ello.

La reciente ola de menores migrantes, la mayoría de ellos procedentes de Centroamérica, ha forzado a las autoridades federales a operar albergues de emergencia en algunas instalaciones militares.

Algunas ciudades y pueblos de todo el país han acogido con satisfacción las propuestas para alojar a los menores migrantes no acompañados, pero otros han emitido resoluciones oponiéndose a ellos.